Líneas de Investigación

LÍNEAS DE GENERACIÓN Y APLICACIÓN DEL CONOCIMIENTO

 

Alimentación y Gestión de Recursos Alimenticios

La alta calidad nutrimental de los productos animales como carne, leche, huevos y la efectividad de sus pieles, lana y pelo para proteger a los humanos de las inclemencias del tiempo, generó la necesidad de la domesticación de distintas especies de animales. En forma paralela también fueron domesticadas diversas especies de plantas, que permitieron fortalecer la relación planta-animal-humano. Desde tiempos remotos hasta nuestros días, el papel de los animales en la sociedad se ha extendido a funciones de fuerza de trabajo, protección, compañía, entretenimiento, y como fuentes de alimentos que mantengan la salud y bienestar de las personas. Por ello, la nutrición y alimentación apropiada de los animales son fundamentales para la provisión de estos satisfactores para el ser humano.

En los sistemas de producción actuales, los costos de la alimentación representan más del 50% de los costos de producción de carne, leche y huevo. Además, la disponibilidad de recursos para la alimentación animal es cada vez menor que la demanda de satisfactores para la humanidad, debido a su alta tasa de crecimiento e incremento de su poder adquisitivo. Asimismo, la pobreza de la población humana en el sector rural aumenta rápidamente, generando mayor presión sobre los recursos naturales y el deterioro consecuente de los mismos. El desvío de cereales y otros cultivos hacia la producción de biocombustibles está generando una competencia desleal para la alimentación animal y humana. La aglutinación de los sistemas de producción animal cerca de los centros de producción de insumos o de los mercados, genera cantidades elevadas de desechos que contaminan aguas, suelo y aire. Con base en lo anterior, es urgente mejorar la eficiencia de los sistemas de producción de satisfactores de origen animal y conservar el ambiente. 

Ver documento completo aquí

 

Bienestar Animal, Inocuidad y Calidad de Productos Pecuarios

La calidad e inocuidad de los alimentos se catalogan como los principales motivos de preocupación por parte de todos los eslabones de la cadena de alimentos, desde la producción primaria hasta el consumidor, en especial el gobierno quien tiene la responsabilidad de cuidar estos aspectos en todos los productos alimenticios. La importancia de la cadena de frío durante el transporte de alimentos perecederos y su almacenaje es esencial para evitar la proliferación de patógenos que llevan a la presencia de enfermedades transmitidas por alimentos.

Se ha promovido a nivel internacional el mejoramiento de estándares relacionados con la inocuidad y calidad de alimentos por parte de la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO) y la Organización Mundial de la Salud (OMS), para asegurar la salud de los consumidores, y paralelamente garantizar las prácticas equitativas dentro del comercio internacional de alimentos. Para ello, es esencial una serie de prácticas de rutina que aseguren que los peligros potenciales están bajo control. La inocuidad de los alimentos se centra en los procesos relacionados con su manipulación, preparación y almacenamiento. Esta temática enfrentan dos desafíos: a) la producción de alimentos, en el cual se incluyen las etapas de cría, sacrificio y el procesamiento de productos animales; y (b) el sistema para monitorizar y garantizar la inocuidad y calidad, donde se incluyen los procesos de prueba de los productos alimenticios producidos bajo los estándares previamente establecidos, y que al mismo tiempo, cumplan  con las funciones de trazabilidad (Henan Sustainable Livestock Farming and Product Safety. 2015).

Ver documento completo aquí

 

Evaluación y Utilización Sostenible de Recursos Genéticos Pecuarios

Tendencias mundiales actuales

La FAO (2015)1 describió algunas de las situaciones y retos que tendrá el uso de recursos genéticos pecuarios en el mundo; en los años recientes, las últimas herramientas moleculares han contribuido a una mejor comprensión de las bases genéticas de la domesticación y han ayudado en la identificación de una creciente lista de genes involucrados en la adaptación. Se pueden distinguir cuatro fuentes de diversidad genética presente en las poblaciones de ganado actual: (1) el secuestro de parte del repertorio genético de las especies ancestrales silvestres; (2) la adquisición de diversidad adicional como resultado del contacto con otras poblaciones o especies relacionadas durante la dispersión de especies domesticadas; (3) la selección de variantes genéticas que confieren adaptación a una variedad de entornos y capacidad para servir a una variedad de propósitos diferentes; y (4) la formación de razas y su reproducción sistemática, que acentuaron las diferencias entre las poblaciones y aumentaron la productividad al tiempo que disminuyeron la diversidad genética molecular en general.

Los esfuerzos de conservación han tendido a centrarse en la cuarta y más reciente fuente de diversidad, es decir, en la diversidad generada por la formación de razas. Sin embargo, es probable que la diversidad derivada de la tercera fuente, la adaptación ambiental, sea de origen antiguo y sea altamente relevante para el mantenimiento de futuras opciones de reproducción y mejoramiento genético. La constitución genética de las especies y razas de ganado probablemente será tan dinámica en el futuro como lo ha sido en el pasado. Además, nuestro conocimiento cada vez mayor de las características moleculares de las poblaciones de ganado actuales puede muy bien utilizarse para dirigir la domesticación en curso de otras especies.

Ver documento completo aquí